Consejos contra el ciber-bullying

Hace unos meses escribí un post en este mismo blog sobre privacidad, intimidad y redes sociales. Retomo esta temática, aunque avanzando un paso más, para hablar del bullying en Internet y de consejos para padres y menores para atajarlo. Recientemente, hemos tenido conocimiento del suicidio de una joven de tan solo 15 años en Canadá tras pasar un auténtico infierno por culpa del acoso. La realidad nos dice que no podemos alejar del todo a nuestros hijos de las redes sociales pero, al igual que lo hacemos en la vida real, debemos inculcarles unas reglas de comportamiento para que, en caso de tener problemas, puedan contar con herramientas para solucionarlos:

1.- El primero y principal de todos los consejos es que los padres estén bien informados de lo que sus hijos hacen en redes sociales: ¿dónde tienen perfil?, ¿qué uso hacen de esas redes? ¿a qué hora se conectan? Es buena idea que los niños no estén solos en su habitación cuando se conectan a Internet y podemos plantearnos, especialmente si son pequeños, poner un cortafuegos que limite los contenidos disponibles. A los niños hay que trasladarles para las redes las mismas normas que para la vida real: Nunca hables con extraños, no des información personal, no compartas fotos que no quieres que vea nadie ni siquiera de forma privada… Para los jóvenes, aunque les pueda resultar embarazoso, hay que insistir que el primer sitio al que tienen que acudir si tienen un problema en Internet es a sus padres y el segundo, su centro escolar, especialmente si el conflicto ha sucedido con otro alumno.

2.- Desde el punto de vista tecnológico, las redes sociales más usadas por los jóvenes ofrecen ayuda en caso de conflicto:

  • Tuenti, que además es una empresa española, tiene un apartado de contacto donde reportar problemas.
  • En Facebook, podemos eliminar a un usuario de nuestros amigos usando el menú desplegable junto a la opción de enviar mensajes. Si el problema aun así persiste, podemos bloquear al usuario, dentro del mismo menú.
  • En Twitter, podemos bloquear también a determinados usuarios (evitando que lean lo que escribimos) e incluso tener una cuenta protegida que solo permita que nos sigan las personas que nosotros decidimos (son los perfiles que tienen un candadito). Si tenemos problemas, el centro de ayuda está a nuestra disposición (hay que decir que suelen responder aunque no con mucha eficacia).
  • Youtube permite, en cada vídeo, reportar contenido inadecuado. Flickr también tiene un apartado específico para reportar abusos e Instagram ofrece igualmente ayuda a los usuarios.

3.- Si el problema es más serio o la atención que recibimos de la dirección de los portales sociales no es satisfactoria (hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos se rigen por legislaciones distintas a la española), lo mejor es acudir a las unidades de delitos tecnológicos que tienen tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil.