El #25M y la estadística en las redes sociales

El #25M Andalucía pasaba por su proceso electoral autonómico en una jornada en la que todas las encuestas habían previsto la de la victoria casi por mayoría absoluta del Partido Popular y por ende de su candidato Javier Arenas, pero se equivocaron.
portada de El País con la encuesta del #25MDesde las empresas privadas contratadas por los medios de comunicación, los organismos estatales, pasando por los académicos, han vuelto a demostrar que como decía George Bernard Shawla estadística es una ciencia que demuestra que, si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno.” Ninguna de las nueve encuestas se acercó siquiera al resultado real.
¿Y la estadística en redes sociales qué decía? Pues más de lo mismo. Un ejemplo, los datos de Pirendo en los periódicos del Grupo Joly con un panel desde el que se podía seguir la evolución de los principales candidatos a las Elecciones Autonómicas Andaluzas y en el que también destacaban los datos ‘Populares’.
Hay que partir de la base de que el Social Media es una carrera de fondo y por tanto no se puede/debe tomar como dogma mediciones durante un periodo tan corto y tan señalado como una campaña electoral. Luego está la realidad: la de los medios de comunicación, de los partidos políticos y del público en general que demandan, demandamos, datos rápidos, inmediatos, que provoca que éstos se cocinen y se sirvan prácticamente en crudo. Después, claro, todos nos llevemos las manos a la cabeza porque la estadística falla.
La semana pasada en este mismo blog Vita Lirola ya trataba el tema de la viralidad del contenido generado en las redes sociales sin contraste, con la premura de ser el primero y esto se volvió a ver reflejado el #25M.
¿Qué se respiraba en las redes en la jornada electoral? Nada, o casi nada, que luego haya sido confirmado. Antes de los resultados oficiales, lógicamente. Sin embargo, confiabamos en lo que leíamos y se desatendieron medios que ya avanzaban datos constatados (o provisionales).

Captura medición pirendo en diario de Sevilla
Volviendo a los datos de Pirendo, el hashtag #votapp terminó la jornada electoral como el más empleado y el candidato del PP doblando en seguidores a todos los demás juntos. Probablemente no fuesen los indicadores a seguir para tomarle el pulso a la jornada, pero una vez más, la premura, el RT rápido, convirtió el resultado real en algo más sorprendente todavía.
Lo importante es si se podía o no haber extraído otra conclusión/estadística/vaticinio sobre lo que estaba pasando de una monitorización distinta de las redes.

A propósito de Évole

Andamos los periodistas enfrascados en el debate de cómo enfrentarnos o aliarnos con las redes sociales. Convertimos en noticias las frases de 140 caracteres que nos sirven los personajes de la política, la empresa, el deporte, la música o el cine en forma de tuits. Analizamos lo que sucede en las redes. Enlazamos en las redes las noticias que publicamos, bien sea a través de nuestros perfiles individuales o bien del de nuestros medios. No acertamos todavía, sin embargo, a generar debates propios en Twitter. Pero ya hay excepciones que comienzan a marcar tendencia.

Jordi Évole es el presentador de ‘Salvados’ en La Sexta. Un espacio a medio camino entre el humor y el periodismo -aunque cada vez más escorado hacia este último género-  que propone hashtags sobre los asuntos, siempre polémicos, que aborda en sus programas. Un ejemplo muy sonado fue #borrandoaeta, escogido para el reportaje que dedicó al tema vasco. El que voy a analizar es #cosechandosubvenciones, correspondiente a la edición del 11 de diciembre de 2011.

Sin entrar a valorar el programa en términos periodísticos, Évole toma un asunto, las subvenciones al campo andaluz, que está de actualidad, que genera opiniones encontradas y que previamente había sido ampliamente discutido tanto en los medios de comunicación tradicionales como en los sociales. El programa se estructura en una serie de entrevistas desarrolladas en Andalucía y Cataluña, las dos comunidades enfrentadas en la polémica. Los protagonistas, junto a Évole, son un aristócrata bastante trasnochado, un joven con pocas esperanzas y un histórico líder jornalero.

El equipo de ‘Salvados’ debe de saber que en twitter hablamos de lo que vemos. De deportes, mucho. De televisión, muchísimo. Y propone su hashtag, #cosechandosubvenciones. El resultado: el asunto más comentado en España y sexto trending topic mundial.

Pero hay más. Jordi Évole consigue otros efectos en medios sociales: periodistas como Luis Barbero o Paco Torres han dedicado al polémico espacio posts en sus respectivos blogs. Una fuerza política, el PA, ha lanzado una campaña en redes contra el aristócrata al hilo de las declaraciones que efectúa en el programa en cuestión.

Los medios de comunicación tradicionales, hasta los de grupos mediáticos diferentes al de Évole, se hacen eco con mayor o menor amplitud de la polémica generada por el programa. Y los políticos efectúan declaraciones al respecto.

Jordi Évole ha tenido, qué duda cabe, ese momento de gracia que todo periodista vive cuando obtiene un magnífico titular. Pero la utilización que hace de él y cómo se sirve de las redes sociales desde un medio ya tan consolidado como la televisión debe servir de ejemplo. Porque quizá sea una de las vías que debemos explorar en el futuro, hacer que los medios sean permeables, no simplemente reproducir nuestras noticias en twitter sino buscar debates propios sobre nuestras exclusivas.

¿Una curiosidad? El trending topic de España y sexto mundial del domingo obtuvo una discreta audiencia del 7,6%. Un nivel muy bueno para su cadena pero alejado del programa más visto de la noche. Un dato que se traduce en 1,5 millones de espectadores -según la web formulatv.com- y que quizá deberíamos tener en cuenta también a la hora de saber que no, que twitter no son cuatro gatos ni mil papagayos, pero que en las redes tampoco está todo el mundo. Ni mucho menos.