El Cosmonauta o cómo triunfar con el crowdfunding

El pasado viernes 25 se cerraba en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el ciclo Héroes del Social Media, que AERCO (la Asociación española de responsables de comunidades online) y la Fundación Telefónica han organizado en los últimos meses. Emilio Rey (@Digitalmeteo), Rixar García (@taxioviedo), Carola Rodríguez (productora de @el_cosmonauta), Bere Casillas (@berecasillas) y Alfonso Alcántara (@yoriento) han sido los encargados de cerrar el ciclo con sus experiencias.

Aunque todos son muy destacados en su ámbito, voy a centrarme en el proyecto de El Cosmonauta. Este largometraje se ha convertido en el proyecto de crowdfunding (inversión colectiva) que más dinero ha recaudado. 3757 productores y 502 inversores han participado en la película que ya ha conseguido más de 462.000 euros.

Carola Rodríguez, la productora de la película (que conoció a sus socios, el director y el productor ejecutivo, en su primer año en la carrera de Comunicación Audiovisual), explicaba la estrategia que han seguido para recaudar el dinero. Han bajado la cuantía mínima (se puede ser productor de la película desde 1 euro) y el merchandising que han elaborado para que la gente quiera invertir, y de paso se convierta en soporte publicitario (lápices, chapas, camisetas… y se participa en el sorteo del traje del astronauta, se aparece en los títulos de crédito)

El éxito del proyecto lo atribuía Rodríguez a la necesidad que siente la gente de formar parte de algo, quiere sentirse partícipe de un proyecto colectivo, promovido por el pueblo. Pero sobre todo, y para triunfar en un mundo globalizado con un valor añadido, la productora de El Cosmonauta hizo hincapié en la necesidad de aportar contenidos transmedia, es decir, ofrecer un amplio espectro de productos que aporten valor añadido a un largometraje que tiene previsto estrenarse de forma simultánea  en cines y en Internet.

Y se podría pensar, ¿quién va a ir al cine a ver algo que puede tener legal y gratuitamente en la Red? Rodríguez ha explicado que ahora mismo el equipo tiene 4 finales alternativos para la película que pretenden estrenar en un festival internacional un mes antes de la exhibición en cines e Internet. Asimismo, en estos contenidos transmedia se van a incluir libros, “webisodios” y otros productos que rodeen y generen valor en torno a la película. Esa es la clave del éxito, según Rodríguez, que ha resaltado que El Cosmonauta ha impulsado un nuevo modelo de producción, financiación y también de distribución porque, exceptuando Madrid, Barcelona y alguna otra capital, la película se exhibirá en los cines que lo soliciten y lleguen a un acuerdo con los productores.

Aunque no todo ha sido un camino de rosas para el joven equipo responsable de El Cosmonauta (tuvieron una crisis de financiación que solventaron gracias a un vídeo colgado en Youtube), a la peli le faltan ya sólo 90.000 euros para poder terminarse. Aquí el adelanto. La cosa promete.

Cultura, Internet y redes sociales

Las redes sociales existían mucho antes de la irrupción de Internet. E Internet ha cambiado sustancialmente la cultura de relaciones y de comunicación. Estos dos aspectos, cuyo conocimiento es una premisa básica para un buen gestor de redes sociales, dieron mucho de sí en las clases que los sociólogos Luis Rull y Esteve Ollé, del IPTS, nos impartieron en la EAGPA.

Aquí van algunas conclusiones de nuestras clases con Luis Rull:

  • Con Rull, abordamos la teoría de los vínculos débiles de Granovetter, un estudio de 1973 muy interesante a la hora de explicar la importancia que tienen las relaciones que podríamos llamar superficiales a la hora de condicionar los cambios sociales.
  • También nos introdujo en la forma de visualizar y analizar el entramado de relaciones que conforman una red social -no necesariamente tecnológica- a través de Ucinet 
  • Igualmente, nos mostró un ejemplo actual de monitorización de una red social -en este caso twitter– llevado a cabo por Chameleon Tools en el #EBE10

Las claves de esta sesión con Rull, y una bibliografía más amplia, están disponibles en su blog.

Esteve Ollé, por su parte, abordó un análisis cultural de las redes sociales en Internet, del que podemos destacar algunos aspectos clave.

  1. Repasamos las teorías sociológicas sobre la sociedad del conocimiento de Daniel Bell (El advenimiento de la sociedad post-industrial), Jurgen Habermas (La esfera pública e información) y Manuel Castells (La sociedad red), Jeffrey Alexander (La pragmática cultural).
  2. Estas teorías sirven para explicar los códigos de la cultura de Internet, que apuesta por lo abierto frente a lo cerrado.
  3. Las características del código abierto de la cultura de Internet serían la creatividad frente a la monotonía del código cerrado, la libertad frente a la censura, el cambio frente a la estabilidad, la valentía frente a las amenazas, la juventud frente al conservadurismo…
  4. Analizamos esos códigos en las revoluciones de Egipto y Túnez, en el caso de Google, en un discurso de Obama, en el conflicto de la SGAE con los internautas, ejemplificado con un artículo de David Bravo, la polémica de la Ley Sinde, el enfrentamiento de Julian Assange con la administración Obama a propósito de Wikileaks y el divertido resbalón de David Bisbal en Twitter.
  5.  La clase con Esteve Ollé fue muy anterior al 15-M. De otra manera, habría sido muy interesante analizar Democracia Real Ya con estos códigos: en este caso, parece muy claro que el movimiento ciudadano se identifica claramente con el código abierto de Internet, mientras que los partidos políticos tradicionales tendrían un código cerrado.
  6. Con posterioridad, sí pudimos abordar el 15-M con Selva Orejón y redactamos un post conjunto para el blog de Territorio Creativo.

En definitiva, estas clases nos dieron un compendio de información de gran utilidad para conocer cómo funcionan los entramados de redes sociales dentro y fuera de Internet y cuál es la nueva cultura que Internet está generando.