Un poquito de micromecenazgo, crowdfunding o como se diga

Hace algún tiempo en #cultura18 se planteo el tema del “micromecenazgo”… palabra que me pareció cargada de “romanticismo” y que nos permite romper con un anglicismo difícil de escribir…

Cuando hay que definir algo, miro Wikipedia (ejemplo también de trabajo colectivo) y aquí se nos define este concepto como “…la cooperación colectiva, llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos, se suele utilizar Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones…”

Pero esto de la “cooperación colectiva” o el “micromecenazgo” es muy antiguo… y el ejemplo que más he repetido desde mi niñez ha sido la compra de balones para poder disfrutar de los partidos de fútbol entre amigos…

En la actualidad, los proyectos se han hecho más complejos y  podemos encontrar multitud de plataformas en Internet donde poder solicitar ayuda para que nuestro proyecto se lleve a cabo. A nivel nacional encontramos LánzanosGoteo y Verkami, mientras que a nivel internacional podemos destacar Kickstarter o Indiegogo

Si tenemos una idea que llevar a cabo mediante este sistema, lo primero que tenemos que hacer es un buen presupuesto… Siéntate con calma y analizar los costos de dicha operación… ya que si comprometes un precio para la realización de unas acciones, y es aprobado, este proyecto deberá llevarse a cabo…con el riesgo que un mal cálculo pueda ocasionar a tus bolsillos.

Todas estas plataformas tienen una forma similar de actuar. Cuando obtienes los resultados, tienes que darle a las plataformas un porcentaje de lo obtenido que ronda entre el 5% y el 10%. Si no consigues lo solicitado, no pagas nada por el intento, salvo en el caso de Indiegogo… Por lo que a tu presupuesto… añádele este porcentaje

También debes tener en cuenta las gratificaciones a nuestros micromecenas, ya que son la primera forma de agradecer a nuestros inversor la confianza prestada y esto va también al cargo de los presupuestos que hemos comentado antes… Por lo que no podemos olvidar merchandising o cualquier otro sistema de gratificaciones.

Último dato a tener en cuenta en el presupuesto, los sistemas de cobro como paypal también perciben un porcentaje de las transferencias entre el 1% y el 2%, a lo que en algunos casos hay que añadir una cuota fija por transferencia.

Los tiempos destinados a estas campañas suelen variar, pero los límites están entre los 30 y los 80 días para la obtención de los resultados deseados… Por eso, es muy importante tener en cuenta una estrategia en Redes Sociales (si no está añádela en tu presupuesto) como un medio por el que darte a conocer y que te podrá abrir el camino a esa comunidad de personas que puedan estar interesados y dispuestos a financiar tu proyecto… así que antes de iniciarte en el proceso de solicitud de fondos, mi consejo es que comiences a buscar gente afín… crees comunidad, espíritu y posteriormente te lances a la búsqueda de la financiación… Con esto, sin duda que mejorarás tus resultados.

Cuando se habla de éxito en estas plataformas, quizás los más sonados son el de productora de Mundoficción con su película “El mundo es nuestro” y el de El Cosmonauta, del que Cristina Castro ya hablara en este blog el año pasado

Bueno… Esto es solo un pequeño análisis que esperamos te haya sido de utilidad. Así que si te planteas dar el salto al crowdfunding… Ojalá consigas que entre todos… llenen la hucha para llevar a cabo tus ideas!!!