¿El problema del periodismo es Google News?

Un breve post, más cercano al silogismo, a cuenta de la batalla de los medios de ¿comunicación? tradicionales, o sea, el papel, contra Google News.

1.- Dicen estos medios que si Google quiere usar sus contenidos debe pagar, es decir, el multimegabuscadorymilcosasmás debe abonarles un dinero por ayudarles a hacer lo que ellos, en teoría, quieren: difundir sus contenidos para intentar rentabilizarlos económicamente.

2.- Todos los que tienen un sitio web llevan a la práctica, en mayor o menor medida, estrategias de SEO para estar bien posicionados en Google, es decir, para que su contenido esté más cerca del receptor que cualquier otro… Todos, menos estos lumbreras gestores de medios de ¿comunicación? tradicionales que, dicho sea de paso, están propiciando en los últimos años magníficos espectáculos de despidos, cierres, pérdida de calidad… Como para fiarse de ellos.

3.- Cada vez hay más información y contenido en la red –hecha o no por periodistas– capaz de satisfacer la necesidad del lector más exigente… Incluso del más extravagante. Y como todos comprenderemos, mientras más tiempo pase y los más jóvenes vayan dejando de serlo, menos van a tener en cuenta de dónde proviene. El lector habrá ido fabricándose sus filtros y su servicio de noticias propio (en Google Reader, por ejemplo), teniendo en cuenta o no a esos de medios de ¿comunicación? tradicionales. Es decir, importándoles nada la cabecera de turno.

Yo creo que hay varias conclusiones.

1.- Los gestores de medios de ¿comunicación? tradicionales están a punto de unir a esa denominación la de “obsoletos”. Tratan de defender, farisaicamente, no a su medio, sino a su forma de funcionar: “¡Que el papel siga viviendo, que nos lo matan. Tragediaaaa!”. Es más fácil lamentarse, arremeter contra lo que sea y meter en su guerra a todo el mundo que devanarse los sesos para buscarle un futuro al papel, que puede tenerlo… Y, por supuesto, para cambiar un modelo de negocio que hace aguas y de cuya transformación no sólo no tienen ni puta idea, sino que saben que pasa por ceder el poder del que han disfrutado durante décadas.

2.- ¿Esto de ir contra Google News es bueno o malo para los periodistas que trabajan en los medios? Buena noticia no debe ser desde el punto y hora en que capan una posibilidad de difundir su trabajo y, por ende, promueven el de todos esos generadores de contenido que hacen SEO y no practican el periodismo pero dan una información que, de seguir así, corremos el riesgo de que se dé por buena (afortunadamente, algunas hay así).

3.- Kapuscinski fue un monstruo. Un adelantado a su tiempo. Murió en 2007.

4.- El post iba a ser corto.

“Si me siiigues te sigoooo”

Hace un par de semanas leí una información en la que se hablaba de la posibilidad de modificar los parámetros de medición de twitter para dar menos importancia al número de seguidores.

Me vino como el aceite a la espinaca, ya que desde fechas antes tenía pensado dedicar este post a una costumbre que considero perniciosa y que, sin embargo, es muy habitual en este soporte de redes sociales. Me refiero al “si me sigues yo te sigo” o “te sigo para que me sigas”.

Seguro que a todos nos ha pasado que alguien ha dejado de seguirnos a los pocos días de hacer follow. ¡Claro hombre! Si no hemos respondido haciendo follow también es lógico que hayan pasado de nosotros. ¡Que desaprensivos hemos sigo!

También apuesto a que pocos serán los que no han visto bios en las que sale alguna de las dos frases mágicas entrecomilladas más arriba.

No acabo de entender, la verdad, cómo el personal pretende hacer de su cuenta de twitter una colección de seguidores y cuanto antes mejor.

La mía no es excesivamente prolija ni en cuanto a seguidores ni en cuanto a seguidos y creo que eso no es ni bueno ni malo. Sí aseguro que todas aquellas personas a las que sigo me aportan información de los asuntos que me interesan, me han servido para organizar unas buenas listas y promueven la conversación.

En #CarmonaUPO nos insistieron en que twitter, y el 2.0 en general, es efectivo si de verdad sabes qué pretendes y te creas un entorno que te ayuda a conseguirlo. Tu comunidad.

Por poner algunos ejemplos, soy seguidor de @rsalaverria y de @juanmerodio. Ninguno de los dos me sigue.

¿Y qué?

Gracias al primero me entero de cosas interesantes relativas a mi profesión y a la adaptación al mundo digital. El segundo constantemente ofrece contenido igualmente valioso.

También sigo a @rauldorado y tengo el honor de que él haga lo propio. Si dentro de un rato dejara de hacerlo… ¿Cómo me voy a plantear responderle igual si encabeza mi lista de tuits guardados en favoritos? Sería malo para mí.

Eso sí, me daría que pensar, ya que los unfollows que en mi opinión tienen valor son aquellos que me alertan de que puedo estar haciendo alguna cosa mal.

Verano y redes sociales

Llega la época del año en la que más y durante un periodo más largo cambiamos nuestros hábitos: el verano.

Y me pregunto ¿de qué manera influyen esos cambios en nuestra participación en las redes sociales o en sus soportes en esta época?

Yo creo que, como todo, depende. No hay un estudio contrastado (al menos yo no lo he encontrado) y por eso esto que os presento ahora no son más que consideraciones personales.

Parto de la base –ésta sí contrastada– de que el tiempo ante el ordenador disminuye considerablemente en verano y eso, incluso a pesar de los dispositivos móviles, influye en el uso de Internet y también de las redes y sus soportes.

Con esta premisa y siguiendo el carácter de cada una…:

Facebook, cada vez más convertida en lugar donde se comparten momentos personales con amigos o conocidos, no deberá bajar demasiado su actividad. Más teniendo en cuenta que con los smartphones podemos compartir fotos inmediatamente y así los amigos “fliparán cuando vean el pedazo de viaje que me estoy pegando”.

Por este mismo último motivo y porque la geolocalización avanza cada vez más, Foursquare incluso podría crecer en verano. Además, resulta hasta divertido ver si el lugar dondes estás, alejado de tu domicilio habitual, está geolocalizado o no y qué te ofrece.

Tuenti, el reino de los jóvenes, puede serlo también del verano por la sencilla razón de que su grupo principal de usuarios ha nacido y vivido compartiendo sus novedades. Y las vacaciones comportan novedades casi diarias a este sector de población.

Lo normal es que Twitter sí vea afectada a la baja su actividad. Su carácter cada vez más consolidado de transmisión de información y conocimientos y, por tanto, más asociado a uso profesional, puede ser la causa.

Linkedin, lo mismo expresado en el párrafo anterior incluso más acentuado. Networking y verano no son buenos compañeros de viaje, de la misma manera que sí lo son las vacaciones y Spotify.

Lugar aparte deben ocupar las redes sociales específicas (incluyo aquí también a grupos, foros y listas) dedicadas a aficiones, ya que en ellas el usuario podrá encontrar información que si siempre le viene bien, más todavía en esta época de asueto por proporcionarle opciones de ocio activo.

Igual es buen momento para que quien usa socialmedia sólo para trabajar vea la opción más lúdica de las redes y su aprovechamiento.

Para finalizar, varias pildoritas sueltas.

Sí tuitearán los que trabajen en verano, como es lógico. No sabemos si la vertiente no laboral tendrá continuidad si topa con un bajo nivel de respuesta.

Los reyes del verano en socialmedia serán… ¡Los cursos! Si os dais un paseo por Internet los encontraréis de todo tipo y color.

Mención aparte en este artículo merecen los Juego Olímpicos Londres 2012, que por sí mismos deben general un tráfico espectacular, como ya ha venido sucediendo con otros acontecimientos deportivos.

¿Cuál será el hashtag del verano? ¿Podrá ser comparable a la celebérrima canción, una por año?

Por último, algunos consejos para la seguridad del usuario… Alguno más.

¡Felices vacaciones!

Tomemos las riendas de nuestro futuro, mejoremos el presente – Inspiration Day 2012 de Womenalia

Jerry Kaplan, famoso emprendedor del mundo digital, dijo en una ocasión: “El mejor momento para montar una empresa es cuando todo el mundo te dice que es imposible”. Detrás de estas palabras se esconde una realidad creciente que nos permite vislumbrar un futuro colorido dentro de un panorama que ahora muchos pintan en blanco y negro. Y es que innovar, emprender, creer en una idea y ponerla en práctica es, ahora más que nunca, posible.

Porque es en los momentos de incertidumbre cuando el ser humano agudiza el ingenio. Es ahora, que la seguridad se tambalea, cuando el hombre se atreve a soñar en grande y hacer realidad sus proyectos.  Porque si eliminas el miedo a fracasar sólo quedan las ganas de crear, de crecer y de aportar a esta sociedad lo que cada uno de nosotros quiere y puede ofrecer. Es cierto que para ello hay que creer en un proyecto y trabajarlo día a día, con esfuerzo e ilusión.  Y afortunadamente en nuestro país existen muchas personas con este tipo de inquietudes. Las nuevas vías de comunicación digital están sirviendo de punto de encuentro entre agentes sociales, empresariales y políticos, que permiten hacer de las suma de pequeñas fuerzas, un vehículo motor para el cambio. Las nuevas posibilidades del marketing y la comunicación digital, la democratización de productos y servicios a través de las redes sociales, la puesta en marcha de contenidos trasmedia como vía de cambio social, las posibilidades del networking  para el crecimiento empresarial… Las oportunidades se multiplican.

Tal como señala Javier Rodríguez Zapatero, CEO en Google España, “quien no vea que la revolución digital va a provocar cambios profundos en la sociedad, la gobernanza y las relaciones económicas está permitiendo que los árboles no le dejen ver el bosque”. Y es que debemos aprovechar este momento de transformación y coger las riendas de nuestro futuro, confiando en el poder de internet como sector tractor y aprovechando las posibilidades de la colaboración y la gestión óptima del talento. Womenalia, la primera red social para mujeres profesionales, quiere aportar su grano de arena con la celebración del Inspiration Day el próximo 21 de junio, un encuentro de más de 1.200 hombres y mujeres profesionales que pretende servir de inspiración para fomentar nuevas ideas y proyectos. Porque el talento existe, sólo hace falta aprovecharlo.

¿Sabías que facebook puede utilizar tus fotos por ejemplo, para un anuncio?

Hoy en día son muchos los usuarios que suben fotos de forma indiscriminada e incontrolada a las redes sociales, sin ser conscientes de que pueden estar cediendo determinados derechos sobre esas fotos. Y esto ocurre porque la mayoría de usuarios no suelen leerse los “tostones” de condiciones de uso que tienen la mayoría de las redes sociales.

Hoy nos centraremos en facebook y en sus “particulares” y “desafiantes” condiciones de usos y concretamente en los derechos que les cedemos cuando subimos una foto o un vídeo a su red social. Y es que de acuerdo a sus políticas cuando subimos una imágenes, un vídeo o cualquier contenido con derechos de autor, los usuarios le estamos cediendo a facebook una licencia no exclusiva, transferible, con derechos de sublicencia, libre de derechos de autor y aplicable globalmente para utilizar cualquier contenido de propiedad intelectual que publiquen en o que esté conectado con facebook. Esta licencia de PI finaliza cuando las personas eliminan dicho contenido o cierran su cuenta, salvo si el contenido se ha compartido con terceros y éstos no lo han eliminado.

¿Qué quiere decir ésto? Pues que podemos tener problemas de propiedad en cuanto a la subida de contenidos. Los anunciantes de facebook pueden obtener toda la información de ti, esté esta marcada como privada -con el Candado de facebook- o no, para motivos publicitarios por las licencias que se le entregan a facebook o incluso pudiendo llegar a usar tus fotografías si facebook lo considera necesario para, por ejemplo, crear un anuncio publicitario, es loable saber que Google no utilizará los datos publicados, ni imágenes o vídeos para traspasarlos a terceros.

Espero que este post sea de vuestra utilidad.

Saludos 🙂

Autor;

Twitter: @Anderbustillos

LinkedIn: Andrés Bustillos

Abogado Cádiz Sevilla

Un buen año el 2011

Este post no pretende de ninguna de las maneras hacer un balance del año en el 2.0. Sería pretencioso y una temeridad por mi parte.

Sí quiere hacer un balance de lo que ha supuesto para mí, en la esperanza de que alguna de las conclusiones que ahora expondré le sirvan a alguien en situación similar a la mía.

Finalizando 2010, con mi blog de noticias sobre Sevilla a punto de echar a andar y un plan definido para ello, me encontré con una convocatoria que no sabía que me iba a cambiar tanto la vida.

La Escuela de Alta Gestión Pública de Andalucía, dependiente de la Universidad Pablo de Olavide, acababa de convocar un curso de posgrado sobre Gestión de Redes Sociales, en el que decidí –no sin pensármelo mucho– matricularme.

En seis meses pasé de una cuenta en #Facebook y otra en #Twitter y, lo reconozco, de no tenerlas todas conmigo a adquirir un buen puñado de conocimientos que me decían cómo debía emplearlas, me alertaban del error de pensar que ahí se acaba el 2.0, qué debía hacer para dirigirme a comunidades, cómo localizarlas, cuáles eran las herramientas más interesantes para según qué caso, en qué marco jurídico tan peculiar nos movíamos, las posibilidades para las empresas, la importancia de medir…

También pude ver casos de mala praxis, unos explicados otros en directo, apreciar que el periodismo –mi campo– no es el único que engorda los egos y resignarme a usar expresiones en inglés, algo que nunca me gustó.

Unos profesores reconocidos como grandes profesionales (al final del enlace) en sus respectivos campos y con amplia experiencia en Social Media pasaron por las aulas de la casa de los Briones (sin premio) en Carmona propiciando que en ese medio año prácticamente nos informáramos de todo lo relevante que hasta entonces había en Social Media.

Como colofón, coincidí con un grupo estupendo de gente inquieta y motivada, de manera que las reuniones cerveceras tras las clases eran tan interesantes como éstas, por divertidas y por que siempre llegaba alguien con alguna novedad.

Tras el verano llegó la hora de esforzarse en aplicar los conocimientos y de cotejarlos con la realidad del Social Media en Sevilla y la verdad es que, hasta el momento, el balance no puede ser más positivo. Supongo que una de las ideas que nos inculcaron –lo nuevo que es todo en este campo y, por ende, lo difícil de predecir qué camino seguirá– influye, pero lo cierto es que no creo que haya en estos momentos muchos profesionales con más nivel que el que ofrecen, por el bagaje que traían y el adquirido, los componentes de esta primera promoción de gestores de Redes Sociales.

De hecho, en este último semestre hay quien ha encontrado trabajo, quien lo ha cambiado, quien ha puesto en práctica nuevas y exitosas iniciativas en el suyo y quien tiene grandes proyectos entre manos que irán creciendo poco a poco.

Así transcurrió el, para mí, revolucionario 2011.

Tal vez haya aportado pocas novedades con este post, pero con él quiero animar a cualquiera que se dedique a la comunicación en alguna de sus muchas patas y que tenga las reservas que yo tenía el año pasado por estas fechas a que las deje de lado y trate de conocer este mundo. Seguro que encuentra cómo sacarle partido en su trabajo y se da cuenta de que puede mejorarlo sensiblemente. Además, creo que estar fuera del 2.0 empieza a ser estar fuera de juego y fuera del juego.

El Cosmonauta o cómo triunfar con el crowdfunding

El pasado viernes 25 se cerraba en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el ciclo Héroes del Social Media, que AERCO (la Asociación española de responsables de comunidades online) y la Fundación Telefónica han organizado en los últimos meses. Emilio Rey (@Digitalmeteo), Rixar García (@taxioviedo), Carola Rodríguez (productora de @el_cosmonauta), Bere Casillas (@berecasillas) y Alfonso Alcántara (@yoriento) han sido los encargados de cerrar el ciclo con sus experiencias.

Aunque todos son muy destacados en su ámbito, voy a centrarme en el proyecto de El Cosmonauta. Este largometraje se ha convertido en el proyecto de crowdfunding (inversión colectiva) que más dinero ha recaudado. 3757 productores y 502 inversores han participado en la película que ya ha conseguido más de 462.000 euros.

Carola Rodríguez, la productora de la película (que conoció a sus socios, el director y el productor ejecutivo, en su primer año en la carrera de Comunicación Audiovisual), explicaba la estrategia que han seguido para recaudar el dinero. Han bajado la cuantía mínima (se puede ser productor de la película desde 1 euro) y el merchandising que han elaborado para que la gente quiera invertir, y de paso se convierta en soporte publicitario (lápices, chapas, camisetas… y se participa en el sorteo del traje del astronauta, se aparece en los títulos de crédito)

El éxito del proyecto lo atribuía Rodríguez a la necesidad que siente la gente de formar parte de algo, quiere sentirse partícipe de un proyecto colectivo, promovido por el pueblo. Pero sobre todo, y para triunfar en un mundo globalizado con un valor añadido, la productora de El Cosmonauta hizo hincapié en la necesidad de aportar contenidos transmedia, es decir, ofrecer un amplio espectro de productos que aporten valor añadido a un largometraje que tiene previsto estrenarse de forma simultánea  en cines y en Internet.

Y se podría pensar, ¿quién va a ir al cine a ver algo que puede tener legal y gratuitamente en la Red? Rodríguez ha explicado que ahora mismo el equipo tiene 4 finales alternativos para la película que pretenden estrenar en un festival internacional un mes antes de la exhibición en cines e Internet. Asimismo, en estos contenidos transmedia se van a incluir libros, “webisodios” y otros productos que rodeen y generen valor en torno a la película. Esa es la clave del éxito, según Rodríguez, que ha resaltado que El Cosmonauta ha impulsado un nuevo modelo de producción, financiación y también de distribución porque, exceptuando Madrid, Barcelona y alguna otra capital, la película se exhibirá en los cines que lo soliciten y lleguen a un acuerdo con los productores.

Aunque no todo ha sido un camino de rosas para el joven equipo responsable de El Cosmonauta (tuvieron una crisis de financiación que solventaron gracias a un vídeo colgado en Youtube), a la peli le faltan ya sólo 90.000 euros para poder terminarse. Aquí el adelanto. La cosa promete.

Piratear, compartir y la satisfacción en Social Media

Pablo Arrieta (@xpectro) puso boca abajo el plenario del #EBE 11 con su conferencia de clausura Terra incógnita: cerca de la revolución.

Fue una charla de una hora y cuarto más o menos en la que hubo tiempo para casi todo y con un colofón espectacular en el que demostró su capacidad para improvisar sin salirse del contexto (uso de imágenes tomadas pocas horas antes, emotivo homenaje y cesión de protagonismo a dos abuelas 2.0) y, por otra parte, para elaborar una exposición en apariencia divagadora y sin rumbo cuyas demoledoras conclusiones te llegan al final. Como una película con varias tramas que convergen en un desenlace espectacular.

Pude charlar con Pablo hace unos días para publicar en mi blog de información sobre Sevilla, pero no me puedo resistir a adelantar algunas cosas que se pueden relacionar con lo aprendido en #CarmonaUPO.

Pablo Arrieta

Pablo Arrieta (tomada del blog http://vanemartinez.wordpress.com)

Sostiene Pablo que la piratería existe, pero se le da al término un carácter peyorativo que no debería tener, ya que en muchos casos lo que hace es promover avances tecnológicos.

En primer lugar, ese uso despreciativo del término es plenamente acertado cuando lo que se busca con la acción es dinero, esto es, el carácter lucrativo es lo que diferencia compartir –razón de ser del 2.0– de piratear.

En segundo, son tantas las personas que comparten y aportan individual y anónimamente sólo con su actividad en el 2.0 que una práctica pirata –olvidemos el mal sentido de la palabra en este caso­– lo que hace es poner de manifiesto una deficiencia de funcionamiento y la oportunidad de corregirla y avanzar tecnológicamente.

El ejemplo: Si un libro digital es fácil de compartir, la industria tendrá que ofrecerte un valor añadido, algo que te incentive a buscar más allá de ese libro cerrado y que no deja de ser como el papel pero en otro soporte. La búsqueda de ese valor añadido que ofrecerle al lector provoca la búsqueda de tecnología que lo soporte y, por tanto, avance tecnológico. Y además, como ofreces más, puedes cobrar más.

Otro, cito a @xpectro casi textualmente: “Lo que hizo Steve Jobs con iTunes fue como hizo Francis Drake en Sudamérica. Éste no podía entrar a comerciar y forzó su entrada abriendo camino. Jobs hizo lo mismo y ahora resulta que vendemos en la red. El primero fue un pirata para algunos y un héroe para otros, y Jobs, lo mismo”.

La conclusión final es tan demoledora como lo fue el final de su imprescindible conferencia de clausura en el #EBE11: La esencia del Social Media es compartir y eso es algo satisfactorio. Si no hay satisfacción, se busca.

Cierro con un último ejemplo de Arrieta: “En Sudamérica se usa el término piratear a la novia. No se puede compartir y se intenta por otro lado, pero si está satisfecha no te la podrán piratear”.

Social Media ¿soporte o forma de vida?

Una de las cosas en las que más insistió @JLantúnez en su presencia en #CarmonaUPO fue en la importancia de la persona: el Social Media está hecho por personas y sirve para unir a personas.

Esta glosa a la unión desde la individualidad puede ser la explicación de alguna contradicción que se pudo apreciar en las formas de ver las cosas de los distintos ponentes.

Una me llamó poderosamente la atención y es que frente a los continuos mensajes que hablaban de la importancia del contenido y de la responsabilidad de crearte tu propio entorno 2.0, también hubo quien destacó el medio en sí sobre todas las cosas, aludiendo a un antes y un después del 2.0 (coincido en parte) y a un mundo Social Media por encima de todo en el cual sus habitantes son los privilegiados con acceso directo y casi único a cualquier campo en el que se aplique.

Mi postura es la primera y entiendo el Social Media como una nueva forma de comunicación, con sus particularidades propias y definidas, pero que puede ser usado por las personas en función de sus necesidades profesionales o personales.

Así, quien trabaje en recursos humanos encontrará nuevas formas de reclutamiento, quien lo haga en el terreno de las leyes tiene por delante el reto de ver si el ordenamiento actual es suficiente para un campo tan nuevo (ya hay casos excepcionales). Pero uno seguirá reclutando, como siempre, y el otro estudiando y aplicando las leyes, como siempre.

Yo, como periodista, veo el Social Media como un soporte más en el que hacer lo habitual de la profesión: contar cosas y enterarte de cosas que luego igual hasta puedes contar. ¿Que ha habido cambios en la profesión con la llegada del 2.0? Por supuesto, pero la esencia sigue siendo la misma. Prensa, radio, televisión, Internet y, ahora, social media, otro soporte con características tan propias y distintas que además de albergar información escrita y audiovisual te proporciona nuevas fuentes.

La profesión es el periodismo y el Social Media, un nuevo soporte de tus contenidos.

Por tanto, tu entorno 2.0, eso en lo que tú y sólo tú mandas, debe estar orientado hacia tu actividad, localizando quien te hable no sólo de 2.0 sino de tu profesión y 2.0: cómo aprovechar el nuevo medio, cómo sacarle rendimiento, qué herramientas te pueden venir mejor en función de tu trabajo

Pero eso del Social Media por el Social Media  y por encima de todo el Social Media como forma de vida es algo tan nocivo como estar en el mismo por estar, algo de lo que nos han enseñado a abominar en nuestro paso por #CamonaUPO.

La salvedad de siempre: esto es muy nuevo y no sabemos cómo y hacia dónde evolucionará ni cómo lo hará en cada sector, pero en el contexto actual es en el que escribo esta reflexión.

Pymes e internet

Una de las demandas más numerosas de hoy en día de las pymes y micropymes en España (el 77% no tiene página web) es estar en internet.

Partiendo de la base que tienen claro el diseño, que la página sea fácil de navegar y utilizar, normalmente les planteo a mis clientes

¿Y después qué?

Porque con la mera presencia en la web –a no ser que seas una gran empresa con una marca ya reconocida anteriormente ej: El Corte Inglés- no consigues nada. Yo les hago reflexionar sobre varios aspectos básicos sobre qué pueden hacer, cómo lo pueden hacer y a veces hasta porqué NO lo deben hacer.

No hay una manera única de hacer las cosas, pero lo que sí se puede hacer es entender un poco como funcionan algunas aspectos del World Wide Web.

Ya estamos en INTERNET y ¿ahora qué?

Tener una web es interesante, pero si queremos destacar entre millones de webs, si queremos posicionarnos y que nos recuerden, que nos vean y sobre todo que confíen en nuestros productos y servicios… debemos aprovechar y tener una actitud proactiva ante las diferentes herramientas que Internet ofrece. Además de mantener actualizada nuestra web y adecuada a nuestra imagen corporativa, hemos de implementar herramientas de control de tráfico, como por ejemplo Google Analyltics, para valorar y medir tanto la calidad como la cantidad de las visitas realizadas a nuestro site.

¿Cómo nos encuentran? ¿Quién decide el posicionamiento?

La pregunta real que hacen los clientes es ¿por qué no salgo el primero en Google? La respuesta es complicada pero básicamente es: los buscadores Google, Bing y Yahoo utilizan una metodología que consiste en unos robots de búsqueda que rastrean entre las millones de webs las palabras designadas por el usuario que busca información. Las denominadas “palabras clave” o “términos de búsqueda”.

Ej: Página web del Centro Hípico Mariano OrtaWeb Inicio Centro Hípico Mariano Orta

Si buscamos CENTRO HIPICO MARIANO ORTA apareceremos de los primeros, lógico ya que utiliza en su url un nombre propio, no muy común.

Resultado búsqueda Centro Hípico Mariano Orta en Google

Pero si nos ponemos en la piel de un potencial cliente que NO nos conozca, buscaremos CENTRO HIPICO… y el resultado de búsquedas cambia … a peor 😦

Buscando Centro Hípico en Google

Además de las palabras claves los buscadores dan valor a las páginas con mayor volumen de visitas, con un mayor pagerank o si tienen presencia en las redes sociales, así como la relevancia de la información contenida en la página.

¿Cómo destacar? ¿Cómo tener un buen posicionamiento?

Lo primero es tener claro quiénes somos, qué ofrecemos y nuestras ventajas con respecto a la competencia.

Una vez establecido, definimos nuestra identidad digital y la ponemos en marcha a través de tres famosas estrategias SEO (Search Engine Optimization), SEM (Search Engine Marketing) y SMO (Social Media Optimization):

    • SEO: Una vez definidas las palabras clave, insertarlas de manera correcta en la estructura en orden a buscar el mejor posicionamiento.
    • SEM: Creación de una campaña de publicidad en Adwords y Facebook Ads.
    • SMO: Crear un perfil acorde con a nuestra marca en Redes Sociales y definir una estrategia de contenidos y respuesta.

Ej: Página web de Bodegas Barón

Sólo con las dos primeras herramientas (SEO y SEM) esta web aumentó sus ventas en más de un 400% de un año para otro. ¿Por qué? Porque la empresa decidió que era una buena idea tener una tienda online. Y no hicieron nada. Por lo que, prácticamente no obtuvieron nada.

Craso error, invertir en una negocio online, sin una inversión en una campaña de marketing online es tirar el dinero.

Una vez que se les planteó, una pequeña inversión en SEO  y una campaña en Adwords y vieron los primeros resultados, no hicieron falta más argumentos. Este retorno de la inversión en marketing online es el ROI.

  • Todavía se pueden hacer muchas más cosas… pero eso será en otro post 🙂