Marca Personal

Que levante la mano quien no se haya buscado en Google (Ego Search). Algo que ya se ha convertido en algo natural y “divertido”, nos debe hacer reflexionar sobre lo que los demás creen saber sobre nosotros si “por casualidad” hacen la misma búsqueda (habitualmente futuros clientes o empleadores).

¿Somos conscientes de la importancia de la marca personal en la red? ¿Recordamos y tenemos siempre presente que lo que hacemos en Internet PERMANECE?

Ejemplo: Una abogada de familia, quiere abrir una consultoría para ayudar a las parejas después de un divorcio a rehacer sus vidas. Después de un mitin sobre que no le gusta los portales de citas… me pide consejo sobre cómo manejar su identidad virtual. Le comento que lo primero que hace hoy en día la gente es googlear con quien van a tratar. Saco el iphone, pongo en google su nombre y en cinco segundos para sorpresa suya, el segundo resultado es que está inscrita en Meetic. Se queda totalmente perpleja, diciéndo que eso fue una tontería, y que fue hace más de un año… y farfulla excusas…

Moraleja: No publiques digas o cuentes nada online que no quieres que se sepa.

 

 

¿Y qué podemos hacer en estos casos?

Ante todo tranquilizarse, ya está hecho. Pero podemos contrarestar e intentar generar suficiente contenido de calidad para que ese tipo de resultados vayan desplazándose hacia la segunda o tercera página de resultados de búsqueda -donde nadie mira- 😀

¿Cómo?

Lo primero es definir cuál será nuestro nombre de “guerra” (sino lo hemos hecho ya). Buscar un nombre que podamos utilizar en todos los perfiles sociales, comprar el dominio con nuestro nombre y a partir de ahí, UTILIZAR SIEMPRE el mismo nombre de usuario, siempre que podamos. Todos mis perfiles e incluso mi mail tienen incluida la palabra maria.aristoy, así que al buscar María Aristoy salgo fácilmente, ya que en España y el mundo somos pocas.

Pero si no tenemos mi suerte, por favor, no elijaís nombres surrealistas o díficiles de pronunciar o de entender su grafía.

Y después toca trabajar en lo qué queremos que se sepa de nosotros, elegir en qué redes sociales participar de acuerdo a su naturaleza y contenido, generar contenido de interés (mediante nuestro propio blog o participando en alguno) y pagar todas nuestras multas para que en nuestras búsquedas no salga la multa que salió publicada en el BOE aquel año tan lejano del ….

Nota para periodistas: Si sois tuiteros, no añadaís el medio en el que estaís actualmente en vuestro nombre de usuario: defended vuestra identidad, vuestra marca personal.

¿Por qué registrar tu marca?

Es usual que al momento de comenzar un negocio una pequeña empresa saque un crédito, que con el mismo compre maquinarias y alquile inmuebles y que además proteja a estos adecuadamente registrando y asegurándolos.

 La empresa invierte mucho dinero, tiempo y dedicación en publicidad con la finalidad de dar a conocer los productos o servicios que ofrece, para posicionar su marca y fidelizar así su clientela con el objetivo de lograr que la gente asocie su marca con los mejores productos o servicios al mejor precio y calidad y que de esta manera los vuelva a adquirir.

Si bien al momento de comenzar el negocio no se sabe con exactitud que dimensión alcanzara el mismo, un día nos encontramos con que necesitamos actualizar y adquirir más maquinarias, y si pueden ser de última generación mejor, comprar o alquilar mas inmuebles para expandirnos: nos damos cuenta que crecimos. Se abre una nueva etapa y se nos presentan nuevos negocios y oportunidades: nos ofrecen franquiciar el negocio.

Es recién en este momento que nos damos cuenta que nuestra marca, en la que invertimos tanto para darnos a conocer y posicionarnos, no se encuentra registrada, que no la protegimos adecuadamente y ahora quizás ya hay en el mercado marcas iguales o similares a la nuestra que sí están registradas generando confusión en el consumidor y que además se podrían estar aprovechando de nuestra inversión realizada.

¿Que garantía le podemos dar a la persona que quería franquiciar nuestro negocio de que el nombre con el cual se va a dar a conocer no le va a traer más inconvenientes que ventajas? ¿Cómo le aseguramos que un tercero no le va a iniciar acciones judiciales por estar utilizando una marca igual o similar a la de él? 

Si bien que una marca entre en el campo de preferencia del consumidor es un capital, nos damos cuenta que el valor de la marca puede ser mayor que el de otros bienes de la empresa y del potencial de la misma para desplegar nuevos negocios.

La marca es un activo intangible que resulta cada día más un factor clave de éxito sin el cual es imposible pensar una estrategia empresaria en mercados de competencia.

El registro es la única manera de proteger la marca creada frente al uso indebido por parte de terceros, quienes con buena o con mala fe pueden utilizar marcas iguales o similares generando confusión en el consumidor y grandes perjuicios a nuestra empresa. Con el registro, el titular se convierte en el dueño de la marca y goza del monopolio exclusivo de explotación.

Crea tu propia Comunidad

La Comunidad debe prevalecer frente a la Red Social, y es a ese colectivo al que las entidades deben dirigir los mayores esfuerzos. El motivo principal se esconde en la propia definición de los conceptos, analizados durante el curso por distintos ponentes como José Antonio Gallego, Luis Rull o Emilio Márquez.

Entre todos destaca la definición de José Antonio Gallego que considera la Comunidad como un grupo de individuos que voluntariamente se asocian con un fin común. Por otra parte, lo que actualmente entendemos por Red Social se define como una herramienta de Internet, una plataforma digital en la que interactúan los miembros de dicha comunidad.

Los esfuerzos Comunidadpor alcanzar a esa comunidad varían en función del tipo de relación generada en torno a la marca. Por un lado, destacan aquellas entidades que cuentan con el respaldo de una verdadera comunidad que se identifica con la marca, apoya las acciones de la empresa, y crea un estilo de vida en torno a ese producto o servicio, como es el caso de marcas como Harley Davidson, Apple, Lego o Starbuck.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la realidad es muy distinta y las empresas no cuentan con una comunidad de marca, e incluso en algunas ocasiones, la propia marca o el sector al que pertenece crea un rechazo hacia la población, como puede ser el caso de sectores como la banca o las telecomunicaciones.

En estas circunstancias, las empresas tienen que ir en busca de la comunidad que le interesa y conquistarla en el escenario y lenguaje en el que este colectivo esté cómodo y habituado a interactuar.

Para ello, hay que establecer determinadas estrategias y herramientas. En ese sentido, la web 2.0 ofrece un amplio abanico de opciones de interacción, que estarán condicionadas a una primera decisión: Crear tu propia plataforma o utilizar los canales que la comunidad usa actualmente, como Facebook, LindkedIn, Twitter, etc.

Aquí nos centramos en la primera opción, la más arriesgada y compleja, y no siempre la más adecuada. Para aspirar a tener éxito, la nueva plataforma digital debe ser atractiva, de gran interés de contenidos para la Comunidad, y diferenciada de la imagen de la marca y el tipo de contenido publicado de forma oficial por la institución. Esta nueva herramienta online debe tener como única finalidad ofrecer servicios adicionales y complementarios relacionados con el sector al que pertenezca la entidad.

La pérdida de confianza y credibilidad hacia las organizaciones, está impulsando a los usuarios a buscar otras fuentes alternativas de información especializada, incentivado por la multitud de posibilidades que ofrece Internet. Los usuarios tienden a rechazar las publicaciones emitidas desde los sitios web oficiales de las entidades, al considerar que  tienen fines puramente comerciales y publicitarios, y por lo tanto, carentes de interés. Los blogs temáticos adquieren mayor credibilidad entre los lectores.

Casos reales de éxito

Decididos a crear su propia comunidad, tanto empresas como instituciones españolas han puesto en marcha iniciativas de este tipo, centradas en ofrecer contenido especializado sobre alguna temática relacionada con su sector. A continuación mostramos algunas de ellas:

La compañía Ferrovial ha creado recientemente el blog Infraestructurasinteligentes.com, en el que se comparten ideas sobre innovación, transporte, construcción sostenible e infraestructura. Recoge las ideas de expertos del sector, vinculados profesionalmente a la entidad, que tratan temas específicos con objetividad, producto de sus años de experiencia y conocimientos, y lejos de emitir mensajes de promoción de su empresa.

Dentro del sector de la banca, BBVA cuenta con ActiBva.com, una plataforma digital enfocada, principalmente, a ofrecer información sobre finanzas. Desde este sitio web, el usuario puede acceder a contenido especializado sobre la economía, el mercado laboral y el financiero, tanto desde la perspectiva nacional como europea e internacional.

La multinacional Telefónica también cuenta con herramientas similares, como el blog Aunclicdelastic.com, especializado en el sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación, y blog.movilforum.com, dedicado a informar sobre los distintos modelos de dispositivos móviles.

En el ámbito público también podemos destacar la iniciativa desarrollada por la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía. Se trata del blog Elmundoquequeremos.org, que presenta las opiniones de profesionales del empleo, la economía y la sociedad.

En todos los casos, se trata la información de forma ‘objetiva’, sin hacer promoción de la entidad que ha puesto en marcha el proyecto. La característica común a todos es que ofrecen información útil y de calidad a los usuarios, que consideran estas plataformas como referente informativo y de opinión.