Telecinco y las 100.000 firmas de apoyo a #todosconPablo

El poder del 2.0 sigue sorprendiendo a propios y extraños, aunque sobre todo a extraños. Todavía hay muchos que, atendiendo a su forma de actuar, no deben invertir mucho tiempo ni dinero en establecer una adecuada estrategia de Social Media o un plan de crisis. Actúan ajenos al mundo digital, sin saber que el 2.0 ya es tan real como la vida misma y otorga un mayor poder a las personas.

Hace un año saltó a las redes sociales la campaña del bloguero Pablo Herreros (@PabloHerreros) en la que pedía a los anunciantes del programa La Noria, de Telecinco, que retiraran su publicidad de este espacio televisivo. Una reivindicación surgida con motivo de la entrevista realizada en este programa a la madre de El Cuco, uno de los implicados en el crimen de Marta del Castillo, y por cuya intervención cobró en torno a los 9.000 euros.

Imagen del perfil en Twitter de Pablo Herreros

Todo el movimiento empezó un día después de la entrevista. Herreros puso en marcha una campaña en contra de estas actuaciones televisivas, buscando el compromiso de las empresas anunciantes para que dejaran de publicitarse en un programa que paga a delincuentes o sus familiares a cambio de contar su ‘hazaña’ en televisión.

Para su difusión, utilizó la plataforma ‘Change.org’ y las distintas redes sociales. En poco tiempo, contó con el respaldo de 33.000 personas que firmaron su petición en Change.org y miles de usuarios se sumaron a su iniciativa difundiendo su reivindicación por las distintas redes sociales, superando los 127.000 tweets.

Objetivo cumplido: los anunciantes respaldaron la idea y el programa de La Noria se quedó sin anunciantes.

Ahora Pablo Herreros inicia una nueva batalla. Está imputado por aquella acción. Telecinco ha interpuesto una querella por supuestos delitos de amenazas y coacciones, y está citado a declarar el próximo 4 de diciembre. Herreros ha puesto en marcha una nueva campaña de defensa, publicando en su blog cómo sucedieron los hechos del pasado año, tuiteándolo, y facilitando a los usuarios todo el material del que dispone en relación a este hecho. Ante todo, transparencia.

En su blog, Pablo Herreros ha agradecido el gran respaldo que tuvo su iniciativa y ha valorado muy positivamente el paso que se dio en aquel momento. Asegura que fue una acción acertada, la de dirigirse y presionar al anunciante, al tiempo que considera que sería contraproducente repetirla de nuevo, porque ya no sería tan impactante y además otorgaría demasiadas herramientas de presión y poder al anunciante, mermando la libertad de expresión del canal.

Paralelamente, se ha iniciado una nueva campaña en Change.org, liderada por Mario Tascón y también dirigida a los anunciantes de Telecinco, en la que se les pide que retiren su publicidad hasta que el canal retire la querella. Esta mañana rondaba ya las 100.000 firmas de apoyo.

Imagen de la última campaña en Change.org

Por su parte, la página web de Telecinco no recoge ninguna información relacionada con el caso de La Noria, ni sobre la querella o la nueva campaña puesta en marcha por Tascó. Tras revisar las publicaciones de los últimos tres días, la única información similar hace referencia a las reivindicaciones sociales realizadas desde plataformas online, pero dirigidas al sector político (se titula: Internet critica las dietas de diputados, el extravío de los iPad y otras ‘prebendas’).

Paradójico. Telecinco no imaginaba que pocas horas después sería nuevamente el blanco de las acusaciones en una nueva campaña reivindicativa puesta en marcha desde una plataforma digital.