“Si me siiigues te sigoooo”

Hace un par de semanas leí una información en la que se hablaba de la posibilidad de modificar los parámetros de medición de twitter para dar menos importancia al número de seguidores.

Me vino como el aceite a la espinaca, ya que desde fechas antes tenía pensado dedicar este post a una costumbre que considero perniciosa y que, sin embargo, es muy habitual en este soporte de redes sociales. Me refiero al “si me sigues yo te sigo” o “te sigo para que me sigas”.

Seguro que a todos nos ha pasado que alguien ha dejado de seguirnos a los pocos días de hacer follow. ¡Claro hombre! Si no hemos respondido haciendo follow también es lógico que hayan pasado de nosotros. ¡Que desaprensivos hemos sigo!

También apuesto a que pocos serán los que no han visto bios en las que sale alguna de las dos frases mágicas entrecomilladas más arriba.

No acabo de entender, la verdad, cómo el personal pretende hacer de su cuenta de twitter una colección de seguidores y cuanto antes mejor.

La mía no es excesivamente prolija ni en cuanto a seguidores ni en cuanto a seguidos y creo que eso no es ni bueno ni malo. Sí aseguro que todas aquellas personas a las que sigo me aportan información de los asuntos que me interesan, me han servido para organizar unas buenas listas y promueven la conversación.

En #CarmonaUPO nos insistieron en que twitter, y el 2.0 en general, es efectivo si de verdad sabes qué pretendes y te creas un entorno que te ayuda a conseguirlo. Tu comunidad.

Por poner algunos ejemplos, soy seguidor de @rsalaverria y de @juanmerodio. Ninguno de los dos me sigue.

¿Y qué?

Gracias al primero me entero de cosas interesantes relativas a mi profesión y a la adaptación al mundo digital. El segundo constantemente ofrece contenido igualmente valioso.

También sigo a @rauldorado y tengo el honor de que él haga lo propio. Si dentro de un rato dejara de hacerlo… ¿Cómo me voy a plantear responderle igual si encabeza mi lista de tuits guardados en favoritos? Sería malo para mí.

Eso sí, me daría que pensar, ya que los unfollows que en mi opinión tienen valor son aquellos que me alertan de que puedo estar haciendo alguna cosa mal.

Verano y redes sociales

Llega la época del año en la que más y durante un periodo más largo cambiamos nuestros hábitos: el verano.

Y me pregunto ¿de qué manera influyen esos cambios en nuestra participación en las redes sociales o en sus soportes en esta época?

Yo creo que, como todo, depende. No hay un estudio contrastado (al menos yo no lo he encontrado) y por eso esto que os presento ahora no son más que consideraciones personales.

Parto de la base –ésta sí contrastada– de que el tiempo ante el ordenador disminuye considerablemente en verano y eso, incluso a pesar de los dispositivos móviles, influye en el uso de Internet y también de las redes y sus soportes.

Con esta premisa y siguiendo el carácter de cada una…:

Facebook, cada vez más convertida en lugar donde se comparten momentos personales con amigos o conocidos, no deberá bajar demasiado su actividad. Más teniendo en cuenta que con los smartphones podemos compartir fotos inmediatamente y así los amigos “fliparán cuando vean el pedazo de viaje que me estoy pegando”.

Por este mismo último motivo y porque la geolocalización avanza cada vez más, Foursquare incluso podría crecer en verano. Además, resulta hasta divertido ver si el lugar dondes estás, alejado de tu domicilio habitual, está geolocalizado o no y qué te ofrece.

Tuenti, el reino de los jóvenes, puede serlo también del verano por la sencilla razón de que su grupo principal de usuarios ha nacido y vivido compartiendo sus novedades. Y las vacaciones comportan novedades casi diarias a este sector de población.

Lo normal es que Twitter sí vea afectada a la baja su actividad. Su carácter cada vez más consolidado de transmisión de información y conocimientos y, por tanto, más asociado a uso profesional, puede ser la causa.

Linkedin, lo mismo expresado en el párrafo anterior incluso más acentuado. Networking y verano no son buenos compañeros de viaje, de la misma manera que sí lo son las vacaciones y Spotify.

Lugar aparte deben ocupar las redes sociales específicas (incluyo aquí también a grupos, foros y listas) dedicadas a aficiones, ya que en ellas el usuario podrá encontrar información que si siempre le viene bien, más todavía en esta época de asueto por proporcionarle opciones de ocio activo.

Igual es buen momento para que quien usa socialmedia sólo para trabajar vea la opción más lúdica de las redes y su aprovechamiento.

Para finalizar, varias pildoritas sueltas.

Sí tuitearán los que trabajen en verano, como es lógico. No sabemos si la vertiente no laboral tendrá continuidad si topa con un bajo nivel de respuesta.

Los reyes del verano en socialmedia serán… ¡Los cursos! Si os dais un paseo por Internet los encontraréis de todo tipo y color.

Mención aparte en este artículo merecen los Juego Olímpicos Londres 2012, que por sí mismos deben general un tráfico espectacular, como ya ha venido sucediendo con otros acontecimientos deportivos.

¿Cuál será el hashtag del verano? ¿Podrá ser comparable a la celebérrima canción, una por año?

Por último, algunos consejos para la seguridad del usuario… Alguno más.

¡Felices vacaciones!

Privacidad, intimidad y redes sociales

Acabo de casarme. Si hace cinco años me hubieran dicho que iba a escribir esta frase en un blog de acceso público, me hubiera reído a carcajadas. Hoy, sin embargo, me es absolutamente indiferente compartir una noticia que, además del evidente cambio en mi estado civil, ya ha pasado por cientos de ojos en Twitter y Facebook.

Ha sido esta circunstancia personal la que me ha llevado a reflexionar sobre cuánto han cambiado los límites de privacidad e intimidad por la irrupción de las redes sociales. El uso cotidiano de las redes nos hace cada vez ser más tolerantes con la cantidad de información que estamos dispuestos a que conozcan los demás.

Siguiendo con el ejemplo personal: cuando me uní a Facebook, apenas compartía fotos, no quería tener más amigos que los que realmente me acompañan en el día a día y me parecían marcianos aquellos que osaban a comentar alguna cuita de corte más o menos personal con sus 250 ¿mejores amigos?. Hoy soy yo quien lo hace -sí, me han visto vestida de novia- y ya tengo entre mis contactos de Facebook a gente muy querida pero también a otros con las que tengo un trato apenas tangencial. He sucumbido.

Las redes sociales han exacerbado el punto exhibicionista y también, cómo no, el voyeur que (casi) todos llevamos dentro. Por más que nos cueste reconocerlo, incluso a nosotros mismos.

La cuestión es que seamos nosotros quienes pongamos el límite entre la información de carácter privado que sí queremos compartir con el público y lo íntimo, lo que no queremos que vean los demás voyeurs. Para evitar sorpresas desagradables.

Revisar con periodicidad los filtros que mantenemos en redes como Facebook -que ya parece un depositario inocente de información pero que es, no lo olvidemos, una empresa cuyo mayor valor son nuestros datos e información personales- es una buena idea, como también lo es no revelar en las redes ninguna información o pensamiento que pueda ponernos en una situación comprometida, por ejemplo, en el trabajo. Esto es, control tecnológico y autocontrol.

Mención aparte merecen los menores. Queda por discernir cómo será la huella digital que irán conformando las generaciones que hoy enseñan alocadamente su intimidad en sus perfiles de las redes. Sería recomendable que padres y educadores conocieran qué es lo que hacen los niños y adolescentes en Internet y que les enseñaran el sentido común también en el mundo virtual.

#ssanta12. Una tradición de Sevilla, a través del habla de twitter

Para Juana

He de reconocer, que cuando comencé la redacción de este post, pensaba hablar sobre aplicaciones, quería contar como la generalización de los smartphones y la aparición de numerosas APPs han hecho y harán que las “Fiestas de Primavera” de Sevilla tengan un nuevo modo de ser vividas.

Pero con la revisión de las herramientas, me paré a pensar que como ya sabemos, solo son útiles si están en manos de alguien que las sepa manejar… por ello empecé a pensar en que había que analizar un hashtag que articuló toda la conversación sobre la Semana Santa de este año, #ssanta12. Donde hay que decir que no solo se habló de Sevilla, aunque fuera, mayoritariamente, así…

No me considero un cofrade de pro, hermano de una cofradía, si, pero un simple aficionado a la Semana Santa, no más que cualquier otra persona que se mueva por Sevilla. Quizás no tan centrado en la Fe religiosa, como enamorado del fervor que provocan me ha acompañado toda mi vida… Recuerdo, como mi amigo Ignacio, una Semana Santa de hace unos 20 años, introducía la radio como elemento, e hito, tecnológico… radio que, especialmente, en años como este de lluvias, nos permitía descubrir todas las novedades justo en el momento (o eso pensábamos nosotros) que se producían. Nos servía para conocer si llovía por Huelva, si el Aljarafe estaba limpio de nubes… si una Hermandad tomaba la decisión de salir o no, pedir un retraso en su salida… es más… recuerdo como en esas bullas en las que nos metíamos, se producía un silencio cuando, con su radio, pedía respeto para escuchar la noticia… y que al producirse la compartía con nosotros y esta, corría de boca en boca, por toda la calle…

#ssanta12 se ha convertido en la voz de esa bulla… ha hecho que todos fueramos ese niño con sus cascos, ese enviado especial de una cadena de radio o televisión, ese ciudadano del Aljarafe que duda en si bajar o no a Sevilla, ese nazareno dentro del templo con la angustia previa a la salida o ese fotógrafo que ve la mojá de San Gonzalo por el Puente (lamento no haber podido recuperar el tuit). Se ha hecho del mismo modo en que se hacía siempre… allí donde se producía la noticia, tras el silencio, un tuit la lanzaba y rápidamente como en ese sonido de enjambre que genera la bulla se iba replicando por las redes hasta alcanzar hitos que van más allá de lo que podamos imaginar. Como ser Trending Topic a nivel nacional días enteros…o llegar a Trendig Topic mundial, como consiguió serlo el Viernes de Dolores la Hermandad de Pino Montano.

En este año, que la distancia hizo que estuviera un poco lejos de la madrugá, #ssanta12 me alegró con la salida de mi Hermandad y con el espectáculo de las demás…

Se que es una frase fácil… pero este año… Sevilla, otra vez, llevó sus pasos al cielo y su gente… a la nube.

Como siempre, nos vemos en las redes…

Herramientas: Actualiza tu cuenta de Twitter dentro de Facebook

¿Qué os parecería poder utilizar vuestra cuenta de Twitter sin salir de vuestro perfil de Facebook? Pues ahora podéis hacerlo sin ningún problema. En este nuevo post de herramientas que os traigo, presento una nueva solución para aquellos usuarios que quieran actualizar su cuenta de Twitter sin necesidad de salir de Facebook.

Se trata de una nueva extensión creada por los desarrolladores de Crossrider para los navegadores Chrome y Safari que ha salido a la luz hoy mismo. Dicha extensión denominada “Twitter inside Facebook” posee las siguientes prestaciones para el usuario:

  • Elaboración de tweets en línea.
  • Permite ver tu Timeline de Twitter y su actividad.
  • Control de menciones, retweets y mensajes directos.
  • Acortador de links.
  • Sistema para compartir imágenes y documentos.
  • Buscador de etiquetas y contenido.

Una vez instalado en nuestro navegador, la extensión será visible en el apartado aplicaciones de nuestra cuenta de Facebook. Al clickear en él, se nos requerirá el email y la contraseña para mostrar nuestra cuenta de Twitter dentro de esta red social. Cómo podréis apreciar, tendréis una interfaz dentro de Facebook muy completa para controlar vuestro Twitter, apareciendo en la parte superior de la misma las distintas secciones.

Para descargar la extensión clikea aquí. ¡Espero que os resulte interesante y útil esta nueva herramienta! 😉

Los quince segundos de periodismo

Escribo estas líneas el 22 de marzo de 2012, cuando un suceso espeluznante ha conmocionado a Francia y a medio mundo, el terrible asesinato de unos niños en una escuela del sur del país a manos del que ha sido ya tildado como “el asesino de Toulouse”.

Tenemos aquí un buen ejemplo de viralidad en las redes sociales. La retransmisión en directo, minuto a minuto, por Twitter de la localización, el cerco y el posterior asalto de la vivienda del asesino ha sido un ejemplo de cómo dentro de (casi) todo tuitero vive un  periodista frustrado. Olvidando, sin embargo, en muchos casos, una regla de oro del periodismo: la necesidad de contrastar.

Así las cosas, Merah, que así se llamaba el sujeto, se ha pasado la mañana siendo capturado o muriéndose sin haberse muerto hasta que se ha muerto de verdad. Una vez que se ha muerto de verdad, mi time line me ha devuelto cientos de tuits informándome. No es que siga yo a muchos periodistas franceses (ni siquiera hablo francés), es que una gran parte de las personas a las que sigo han caído en la tentación de reportar la noticia, como si estuvieran dando una primicia periodística.

Yo misma me he visto en esa situación muchas veces. Es difícil sustraerse de esa sensación de que tienes algo valioso que compartir en las redes: un artículo o un dato original, una noticia que crees que otros no tienen (aunque tus seguidores probablemente ya la conozcan)… Especialmente con los avances tecnológicos que permiten a cualquier ciudadano seguir las ruedas de prensa en directo desde su equipo informático, por streaming.

¿No me creen? Sigan, por ejemplo, el hashtag #CMin  cualquier viernes a mediodía, a la hora en la que Soraya Sáenz de Santamaría informa de los asuntos del Consejo de Ministros. Verán cómo, junto a los periodistas que están sentados en la rueda de prensa tuiteando a la vez que siguen la intervención de la vicepresidenta, hay muchos esforzados ciudadanos que van consignando lo que dice sin que nadie se lo haya encargado ni lo espere ni mucho menos les pague por ello. Por vocación.

No seré yo quien discuta esa afición. Me limito a comentarlo y a reseñar que, quizá, de los quince minutos de fama que esperaba Warhol que deparase la televisión hemos pasado a los quince segundos de periodismo. El tiempo que se tarda en lanzar un tuit.

¿Donde estabas el día que #cultura18 fue TT?

Otra vez tengo un motivo para hablar de cultura y afortunadamente de un proyecto en el que nos involucramos tres amigos (@doloreslobillo, @desde_jocaya y mío, @patrimoniored) del que ya os hablé allá por enero en el post La cultura se mueve en redes sociales y que en apenas tres meses se ha convertido en un proyecto de muchos amigos y que se llama #cultura18… Un proyecto que el pasado lunes consiguió un hito, ser trending topic nacional en Twitter… hablando de cultura…
Ese día, veníamos con la resaca generada por el Jordi Évole y su programa “cuando éramos cultos” donde nos mostraba los proyectos faraónicos culturales que han salpicado toda la geografía española… Nosotros hablaríamos al día siguiente sobre un tema en el que todos somos muy sensibles… “cultura y tópicos”, tema que como era de esperar iba a dar mucho juego y que no sabíamos hasta donde podía llegar… y vaya hasta donde llegó.
La conversación comenzó con la nube de tópicos entre los distintos usuarios, y en ella se intercalaban las criticas y diálogos sobre los mismos… todo era como siempre… hasta mis problemas con la recepción de Internet… pero en un momento… @sarits87, cual Rodrigo de Triana escribió un tuit que se resume en… “somos TT” y la verdad es que parte de la conversación se desvió al nuevo hito… aunque mezclada con los tópicos…

¿Qué es un Trending Topic? ¿Que significa?
Un Trending Topic (TT), como define Wikipedia “es el nombre que reciben las palabras o frases más empleadas en un momento concreto en Twitter. Los diez más relevantes se muestran en la página de inicio, pudiendo el usuario escoger el ámbito geográfico que prefiera -mundial o regional-. Además, la gran repercursión que están teniendo en la prensa ha provocado que esta expresión sea utilizada también para denominar un tema de gran interés, esté o no siendo comentado en la red social.”
Como la propia Wikipedia define la gran repercusión que están teniendo en la prensa, muchos programas de televisión están intentando acercar a los usuarios de Twitter a la televisión y a sus programas y atraerlos dentro de un #hashtags a sus usuarios, en el que la conversación se genera entre los propios usuarios… Las cadenas de televisión tienen desigual suerte a la hora de utilizar estos TT, y muchos no saben exactamente aún ni que es ni para que sirven… pero como está de moda… se utilizan.


El único “pero” de ser Trending Topic…
La consecución del logro, también llevo a la desilusión por la llegada de “trolls” al mismo… Esos personajes que ni entienden de que va el tema ni tienen más interés por el que conseguir desviar la conversación, y molestar a los usuarios que tratan de seguir el #hashtags y mantener la conversación…Pero bueno… cuando pasa un poco de tiempo y ven que nadie les observa… como entran… salen…
Decir que aunque su comportamiento es feo y en ocasiones desagradable para los usuarios no tienen nada que ver con esos personajes de la literatura escandinava que conocimos muchos de nosotros como archienemigos de David “el Gnomo”.

Para terminar. Quiero reconocer el trabajo de todos y cada uno de los que hacen posible que nuestro sueño, #cultura18, día a día siga creciendo y reconocer a todos los que trabajan en temas culturales y que pelean por dotarles de la dignidad que merece…

Recursos externos:
Foto del #TT: @MariaAristoy,
Imagen de los trols: http://lomenosquesedespacha.blogspot.com/2010/09/trols.html
Wikipedia

¿Cómo gestionar nuestra influencia en redes sociales? Herramientas variadas

Todos sabemos ya que para gestionar la reputación corporativa online es necesario recurrir a métricas y monitorizaciones de la marca a través de distintas herramientas como por ejemplo Google Alerts. Pero, independientemente de estos análisis, resulta imprescindible realizar otro tipo de mediciones de nuestras acciones en Social Media.

Nuestra influencia en estos casos debe ser también medida y controlada para certificar si nuestra estrategia de branding ha alcanzado unos niveles de ROI (Retorno de la Inversión) óptimos, aunque éstas métricas sean bastante complejas de hacer. Para ayudaros en esta labor, os presento algunas de las herramientas que debéis conocer sobre este ámbito y aplicarlas en vuestras diferentes cuentas de empresa o personales según los objetivos que tratéis de conseguir:

Socialmention: Para mí, el mejor buscador social que existe. Entre sus características más relevantes está la de conocer a tiempo real la evolución de una tendencia. Es importante para modificar nuestro plan de acción a corto plazo y conseguir objetivos de marca.

HowSociable: Herramienta de análisis que clasifica y valora tu marca en diferentes plataformas sociales: Facebook, Twitter, Youtube, etc. Presenta tanto nuestra influencia como el valor de las acciones que realizamos en redes sociales. Tiene un modo de pago si queremos realizar análisis más profundos.

Attentio: Una herramienta de monitorización muy completa de nuestra marca en redes sociales. Identifica las conversaciones y los ratios de influencia de nuestra marca en cada plataforma social. La única pega, por así decirlo, es que es de pago.

Samepoint: Nos permite seguir conversaciones además de segmentar por diferentes criterios (temas o palabras clave). A través de esta plataforma, podemos también concretar el impacto positivo o negativo de nuestra marca.

En próximos post, hablaré de herramientas más específicas según la red social a la que vayamos dirigidos con nuestro plan de marketing online. Espero que estas herramientas os sean de utilidad ¡Saludos! 😉

Las parodias en twitter

Hace ya años que aparecieron en twitter perfiles que en su bio incluyen la palabra “parodia”, que tal debe haber sido el acuerdo 2.0 para no dar lugar a equívocos y descartar una usurpación. Reconozco que en alguna ocasión he ido directamente a alguno de ellos y he pasado un buen rato con las ocurrencias y el ingenio de estos especialísimos CM’s.

Otras veces no ha sido así, ya que se rozaba la falta de respeto, cuando no se rebasaba ampliamente.

No se trata de aconsejar ninguno, pero si te das un paseo por twitter te puedes encontrar a miembros de la familia real española (@Príncipe_Filipe, @ReyJuanCarlosI @juancarospimedo, @Infantaleonor1, @SofiaTheQueen, @LetiThePrincess), inglesa (@CatadeCambridge, @GuilledeCambridge, @EnriquedeGales, @MotherqueenII) y, por supuesto, políticos (@zoidoarcalde, @ruizgarrafon, @Perez_Rubalcaba, el censurado @naniano_rajoy) y otros personajes públicos (@anaznarbottle). Y futbolistas, actores, cantantes, periodistas…

Curiosamente, forman un mundillo con su punto de endogamia, ya que es normal ver conversaciones entre ellos.

Además, en general cometen los mismos pecados que muchos tuiteros, como la poca continuidad o los accesos de entusiasmo seguidos por abandono de los perfiles.

También como cualquier tuitero o usuario del 2.0 en general tienen unas normas que cumplir, como que lo más importante es el contenido y la conversación, por eso unos tienen muchos seguidores y otros decidieron abandonar.

Lo que ya resulta más dificultoso es el buen gusto, punto en el que podemos unir este asunto del que nos estamos ocupando hoy con la reflexión repetida en #CarmonaUPO de que la vida on line es un traslado de la off line.

Recuerdo magníficos programas de parodias radiofónicas como El estado de la nación o La verbena de la Moncloa, plenos de humor, sarcasmo y buen gusto. También recuerdo a humoristas que no tenían ni pajolera gracia y tiraban de recursos fáciles para tratar de sobrevivir.

Creo que una buena muestra de ingenio es jugar con la imaginación del lector de tuiter, que siempre tenderá a poner en boca del personaje real lo que dice su parodia, y podemos encontrarnos ejemplos.

Sin embargo, detrás del uso de algunos se ve una intención política y un uso no casual de mensajes habituales del contrario. Ahí ya no es el humor, sino un medio puesto al servicio de un fin, como es el de crear mala imagen. Y cometen fallos de marketing, como las empresas que crean perfiles para campañas específicas y, una vez finalizada, lo abandonan. Podemos volver a nuestra segunda ilustración.

Otro fenómeno con el que nos podemos encontrar es que no sepamos distinguir entre la parodia y el personaje real, aunque en este punto dejo que seáis vosotros los que investiguéis…

Las mentiras de Twitter

‘Las noticias vuelan’ y más aún desde que nació Twitter, con su pajarito azul. La red de microblogging es una forma de comunicación que aporta información directa, diversa, local, global e inmediata, aunque no siempre real. La inmediatez y rapidez con la que circula la información deriva en ocasiones en la difusión de noticias irreales o inexistentes, que son difundidas por todos los rincones del mundo sin haber sido contrastada previamente. El anonimato que ofrece Internet es el principal hándicap de los ciberdelincuentes para poner en práctica su imaginación con nuevas invenciones falsas.

Son numerosos los casos en los que se vierten noticias ficticias de gran relevancia o se crean perfiles falsos desde los que se publican todo tipo de descalificaciones e insultos. El caso más reciente ha sido la suplantación del perfil del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, que ha sido detectado por Twitter, y que ha procedido a la clausura de dicha cuenta. Desde este perfil se publicaban insultos hacia los fiscales y el Juez Instructor del caso de los trajes, unas acciones que han sido puestas a disposición de las autoridades con el objetivo de localizar a su autor.

Cuenta falsa del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana

Otro caso muy reciente ha sido el anuncio falso sobre la muerte del dictador Fidel Castro (que fallece por segunda vez en Twitter), que se convirtió en trending topic (TT), y que fue desmentido después por la página oficial Cubadebate.

Junto con el fallecimiento del dictador cubano, Twitter ha registrado comunicados falsos sobre la muerte de deportistas, actores, artistas y otras personalidades, como es el caso de David Bechkam, Will Smith, Lady Gaga o Hugo Chávez, entre otros muchos.

Asimismo, numerosos son también los casos en los que se suplantan los perfiles de Twitter de personas destacadas del mundo de la política, la televisión o la cultura. Así, destaca la suplantación de la cuentas de Twitter de cinco ministros del Gobierno español: Alberto Ruiz-Gallardón, Luis de Guindos, Cristóbal Montoro, José Manuel García-Margallo y Jorge Fernández Díaz.

A pesar de la incertidumbre sobre la credibilidad de las informaciones difundidas en esta red social, muchos medios de comunicación tradicionales se hacen eco de estas informaciones, depositando su confianza en estas fuentes y dándoles plena cobertura, y a veces, sin realizar previamente un trabajo de investigación ni contrastarlo. Con el objetivo de captar la atención del usuario, en ocasiones se prima la inmediatez de sus contenidos frente a la veracidad de los mismos.

Por lo tanto, debido a este tipo de actuaciones malintencionadas, podría decirse que la funcionalidad de Twitter está ensombrecida. Esta plataforma digital, que cuenta con una gran dimensión social, formativa e informativa, tendría un mayor potencial de uso, si no fuera, una vez más, por la acción malévola de algunas personas que, con su actuación, limitan la confianza en el microblogging.